Centro de Museos de Buenos AiresMuseo de la CiudadMuseo Cine Pablo Ducrós HickenMuseo de Arte Popular José HernándezMuseo de Arte Español Enrique LarretaMuseo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández BlancoMuseo de Arte  Moderno  de  Buenos AiresMuseo de Esculturas Luis PerlottiMuseo de Artes Plásticas Eduardo SívoriMuseo Casa Carlos Gardel   Museo Histórico Cornelio de Saavedra Museo del Humor Torre Monumental Museo de Bellas Artes Benito Quinquela  MartínCine El Plata
 
  museos l actividades l servicios l red de museos porteños l prensa l boletín
     
 
 
     
       
    El museo, el barrio y su entorno
Importante colección de la época virreinal en una exclusiva zona de la ciudad
 
 

El barrio de Retiro suma contrastes. Es cabecera de tres estaciones de ferrocarril y una terminal de ómnibus y su paisaje está dominado por las magníficas barrancas de Plaza San Martín. Conocido por este nombre desde principios del siglo XVII, hasta llegar a ser una de las zonas residenciales más elegantes de Buenos Aires, Retiro fue testigo de parte de la historia del país. Lugar de alojamiento de esclavos, Plaza de Toros, escenario de batallas victoriosas durante las invasiones inglesas y lugar de entrenamiento de los míticos granaderos de San Martín.

La sede del museo, a pocos metros de la Avenida Libertador, es el ex Palacio Noel, construido en la década de 1920 por el arquitecto Martín Noel, uno de los impulsores de la arquitectura neocolonial. La casa principal alberga  colecciones que ofrecen un riquísimo panorama de las artes del período virreinal, las más importantes de Sudamérica -platería, piezas de arte religioso y secular, mobiliario, ambientaciones, una importante pinacoteca en la que se destaca la escuela cuzqueña, y una biblioteca especializada. Los jardines de inspiración española, un remanso en medio de la agitación urbana, ofrecen en verano espectáculos al aire libre.

Los alrededores del museo permiten apreciar una significativa  muestra  de la arquitectura del siglo XX. Bellos edificios de las décadas de 1920 y 1930 se alternan con galerías de arte, negocios de antigüedades y hoteles de lujo en una de las zonas más distinguidas de Buenos Aires. Un paisaje urbano imperdible de estilos que van desde el eclecticismo académico al racionalismo modernista.